PROPOSICION II

[...]

Quanto mas (y aqui descubro su ignorancia) que quando S. Pedro dixo: Ecce nos reliquimus omnia, fué mucho antes de la venida del Espiritu Santo, en que quedaron los Apostoles confirmados en gracia, y recibieron los dones, en que S. Thomás nos levanta sobre toda comparacion: y es cierto que, quando S. Pedro añadió: Quid ergo erit nobis? enflaqueció mucho la proposicion de Reliquimus omnia; pues aquel erit, y aquel nobis, muestra bien que aun no se avia dexado a si mismo, como hizieron otros santos [p. 749]y varones perfectos, y como su Maestro se lo avia enseñado quando dixo: Qui vult venere post me, abneget semetipsum. Finalmentè vea el mismo sermon estampado en Lisboa y en Madrid, y conocerá que ningun caso hizieron desta su calumnia una y otra Inquisicion, y sus Calificadores.

PROPOSICION III

Que Bandarra fué verdadero Profeta, y con mas claridad que los Profetas Santos.

Esta proposicion tiene dos partes, y la segunda maliciosamente añadida, à que responderé despues. Quanto à la primera, de ser Bandarra verdadero Profeta, narraré historicamente, como hè dicho, los motivos que tuvieron los doctos para creerlo assi, antes de la dicha prohibicion. Suponian que Profeta verdadero es aquel que dize las cosas futuras, por revelacion ò instinto Divino, y que tal era Bandarra. Y en esta suposicion, que era general en todo el Reyno, se confirmaron mas, despues que la vieron aprobada por el Santo Oficio en varias impressiones, como se puede ver en las siguientes.

El Doctor Gregorio Lopes de Almeida (1) imprimió en el año de 1643 un libro intitulado Restauracion de Portugal prodigiosa, aprobado por el Santo Oficio, en el qual dize: El Bandarra en las cosas que escrivió (son palabras expressas suyas en la I Part. cap. 22.) fué alumbrado con particular instinto del cielo, queriendo Dios declararnos lo que al prasente [sic] vemos.

El Doctor Pantaleon Rodrigues Pacheco, Obispo electo [end of p. 749] de Elvas, en un Tratado que presentó àl Papa Innocencio X. en Roma, llamado: Exposicion del dolor de Portugal, en comprobacion de lo que pretende persuadir, alega à Su Santidad los versos de Bandarra con nombre expresso de profecias, como se vè en la pag. 55. diziendo: Y pertenecer este derecho à Portugal, parece sintió Bandarra, quando entre sus profecias entonó etc. Y este Tratado se estampó en Lisboa en el año de 1646, de licencia de los Señores Inquisidores, siendo entonces uno de ellos el mismo Pantaleon Rodrigues Pacheco.[...]

NOTAS

(1) Aliás o jesuíta Padre João de Vasconcelos, conforme o testemunho do próprio Vieira, na carta de 3 de Março de 1664 para D. Rodrigo de Meneses, XVI do t. 2.o